Inauguramos con este post una serie que presentará algunos itinerarios muy especiales. Los preparé en 2012 cuando empecé con todo esto y aunque han sido muy poquitas las ocasiones en que los he realizado, me apetece darlos a conocer. Todos ellos nos hablarán de la primera Barcelona rebelde de la edad contemporánea, los levantamientos, insurrecciones y luchas de las y los barceloneses del siglo XIX. Si el siglo XX te parece interesante, no te pierdas este viaje por su predecesor. Un paseo que además de rico, te servirá para entender mejor porqué Barcelona se convirtió desde principios de la centuria anterior en la “Rosa de Foc”.

El recorrido no será cronológico, iremos dando saltos. Nuestra primera parada es en 1843. En ese año tuvo lugar un levantamiento que anticipó la ruptura que en Europa produjeron las revoluciones de 1848. Burgueses liberales se levantaron apoyados en los mismos  trabajadores y gentes humildes que después pasaron por las armas. Vencido el carlismo, el absolutismo ya no era la amenaza. El proletariado pasaba a ocupar ese lugar.


Ruta histórica Barcelona 1843 historicaUn poco de Historia

En 1840 un Decreto Real legalizó el asociacionismo obrero. En Barcelona nació la Asaociación Mutua de Obreros de la Industria Algodonera, el primer sindicato del país.

Las condiciones de vida en una ciudad que se industraliza constreñida dentro de las viejas murallas no podía ser más asfixiantes y cada vez más duras. En las calles del casco antiguo convivían viviendas con talleres y fábricas. El hacinamiento era cada vez mayor. Y por si fuera poco a esta insalubridad se sumaban problemas como el desempleo, los salarios de miseria, jornadas extenuantes… y algunos restos del Antiguo Régimen. Si bien la burguesía había logrado acabar con las trabas feudales que le dificultaban enrriquecerse, impuestos como losburots, que grababan los productos que cruzaban la muralla, seguían en pié. Quien más lo sufría era quien más ajustado tenía el salario para garantizar su supervivencia y la de su familia.

En noviembre 1842 se va a producir una revuelta que tiene como detonante la negativa de un grupo de obreros asociados a pagar el burot cuando volvían de una merienda campestre de domingo. La discusión con los guardias de la muralla terminó con un obrero detenido. Acto seguido se organizó una protesta frente al Ayuntamiento, donde se produjo un choque armado con el Ejército.

Esto desató un levantamiento que se extendió por toda la ciudad. El pueblo trabajador estalló y causó 600 bajas militares entre muertos y heridos.

La situación se trató de ser “encauzada” por parte de sectores liberales que formaron unaJunta Revolucionaria, que aglutinaba a industriales y burgueses moderados y progresistas. Incluso algún miembro de la familia Güell. Este sector social es quien dirigía la Milicia Nacional que se había negado a disparar al pueblo.

Sin embargo en cuanto el Gobierno amenazó con bombardear la ciudad desde Montjuic, esta burguesía liberal cambió de bando. Los sectores populares y los trabajadores formaron entonces su propia milicia, la Patuleya, que la Junta trató en todo momento desarmar. Al final la Junta se disolvió y los sublevados formaron una Junta de Desesperados.

Para entonces ya ha llegado Espartero a la ciudad. El mismo que había entrado triunfante en la ella en 1840, que había conseguido acceder a la regencia de Isabel II por su amotinamiento, se disponía ahora a bombardearla. Así lo hizo durante más de 12 horas el 3 de diciembre. Las bombas de Espartero devolvieron el orden a la ciudad.

Poco después, en mayo de 1843 Prim se sublevó contra Espartero. La ciudad lo apoyó y los aclamó  cuando entró en junio de ese mismo año. Sin emabargo en agosto se produjo otro levantamiento por las aspiraciones democráticas que Prim defraudó. Es la revuelta conocida como Jamancia, del caló jamar que significa comer. Un nombre que se basa en los cánticos de los sublevados en los que se amenazaba con comerse a sus enemigos de clase y también por el principal motor del movimiento, el hambre.

81 días permaneció Barcelona en pié contra el Gobierno. Además de las barricadas hubo un famoso y frustrado intento de asalto a la fortalece de la Ciudadella en octubre. Acto seguido Prim bombardó, como hiciera un año antes Espartero, la ciudad hasta su capitulación en noviembre.

Se ponía así fin a este levantamiento que marcó la estela de los próximos, en los que cada vez de manera más clara los otrora burgueses revolucionarios liberales fueron los garantes del orden y los encargados de acabar con todo motín o protesta obrera y popular.

 

Imagen Rutas 1843 copia

¿Quieres recorrer las calles y lugares protagonistas de esta historia?

 

La ruta histórica que preparé recorre el camino de aquellos obreros que se rebelaron contra los burots en 1842, las calles donde el Ejército se empleó con fuerza contra el pueblo y este se defendió desde las barricadas y las ventanas de sus viviendas.

Pasa también por las calles donde se concentraban las viviendas y centros de trabajo, incluida una de aquellas fábricas que todavía se mantienen en pié. Trata así de adentrarnos en la vida cotidiana de los trabajadores de la Barcelona decimonónica.

Por último visita la Ciudadella, el centro de la reacción liberal que intentó ser tomado al asalto y desde donde los liberales bombardearon a la ciudad y sus gentes.

Ya sabes, si te apetece descubrir estos lugares y reconstruir este pasado lleno de memoria, ponte en contacto con nosotros.